El noticiero televisivo que consumen los vecinos

El producto, de gran aceptación en la escena local, fue premiado por la Asociación Entrerriana de Telecomunicaciones de Entre Ríos.

Roberto Acosta, Agustina Gervasoni, Diego Álvarez y Lenadro Tenenbaum hacen Somos Concepción.

Toda sociedad demanda información constante pero más que nada precisa y con seriedad. Gran parte de esto lo contiene la emisión diaria de Somos Noticias de la señal local Cablevisión, que encontró hace varios años en Diego Álvarez un periodista todo terreno que le acercó a los uruguayenses novedades que el público estaba demandando. A este avance se sumó el aporte de Agustina Gervasoni, con quien comparten la conducción del noticiero y llegan a los hogares de los vecinos en sus dos emisiones diarias: a las 13:00 y a las 19:00.

Este trabajo serio y respetuoso les permite ser reconocidos y hasta buscados como principio de solución a los problemas de los vecinos. También haber sido premiados por la Asociación Entrerriana de Telecomunicaciones de Entre Ríos y respecto a estos temas y el rol del periodista hablamos con Agustina Gervasoni en una entrevista que desarrollamos a continuación.

Construir un informativo

¿Cómo se construye el informativo Somos Noticias? ¿Cómo es la elección de temas y de qué manera tratan de salir de la agenda diaria para generar algo distinto?

“Se va dando solo. Diego (Álvarez) es una persona que está hace muchos años y conoce mucha gente. Después están las personas que siempre llevan algo que se puede aprovechar o te cuentan una historia. Después la que hacemos todos: mirar portales, ver qué pasa a nivel nacional, hacer un repaso por lo provincial,estar al tanto de todo lo local, leer gacetillas y tratar de buscar la noticia dentro de las noticias.

El noticiero suele recorrer las zonas más alejadas del centro de la ciudad y dialogar con sus vecinos.

Como trabajadora audiovisual ¿qué análisis haces de la convivencia actual entre televisión y redes sociales?

Hoy por hoy, en esta ciudad, el canal todavía se mira mucho y lo percibís en el contacto con la gente. Hace algunos meses estamos haciendo un ciclo de entrevistas con bandas locales, por iniciativa propia y el placer que me genera la música. Gracias a esto, un pibe que hace 12 años está tocando y la rompe con su banda, nos contó que una clienta de su negocio llegó un día y le preguntó por su proyecto musical. Igualmente estamos pendientes a que se van abriendo otros caminos.

¿Cuáles?

Están los de 35 años para abajo, que no tienen cable, pero siguen los informes que subimos al Facebook. En las redes hay un porcentaje alto de nuestra audiencia. Creo que vamos camino a la noticia cada vez más corta, inmediata y rápida. Siempre tratamos de buscar el lazo para que nos miren y ampliar la llegada.

¿Cómo es eso de ir a varios eventos a la mañana y hacer diferentes notas, para que después salgan tres minutos en televisión?

(Risas). Ahora me acostumbré, pero al principio me llenaba de bronca. Muchas veces tenés un tema que te interesa, está bueno y crees que no podes sacar nada; pero después comprendes que lo atractivo para vos puede no serlo para el otro. Algunas veces subís algo creyendo que está bueno y no genera interés, pero en otras oportunidades cargas contenido a las redes sin esperar una reacción y termina siendo muy visitado. No tenemos un registro de lo que a la gente le va a gustar.

La función social

¿Algún informe fuerte para destacar?

El año pasado emitimos una nota a un señor que paseaba por la ciudad con su perrito en un carro, que se terminó convirtiendo en la nota con más reproducciones de los canales Somos del país. A raíz de eso nos hicieron una nota, el material se compartió en una reunión de gerentes en Buenos Aires y eso está bueno que ocurra.

¿Cuál es la sección más fuerte del noticiero?

En general, las noticias policiales siempre son las de mayor interés. No trabajamos en el sentido de generar una noticia por el morbo que pueda llegar a producir. En definitiva; tratamos de buscar la noticia y plasmar todo lo que ocurre. Nuestro fuerte es que la gente se ve reflejada en el noticiero y terminamos funcionando como una rueda. Nos pasa con reclamos de los vecinos en distintos barrios, llega al punto que te llaman y te dicen: ”¿Hola, no pueden venir a arreglarnos la calle? No, nosotros somos la tele, no la Municipalidad” (Risas).

¿Cómo se maneja esa demanda de gente desesperada a la cual te gustaría darle una mano, pero sabés que no es tu función ni podés darle una solución real a su problemática?

Trabajamos mucho el año pasado durante la inundación. Un par de semanas antes de la creciente, hubo varios días de lluvias y recibíamos llamados de todos los barrios de la ciudad. Tratábamos de escuchar a la mayoría y les dedicábamos todo tiempo posible; si había que meterse a grabar con el agua a las rodillas, lo hacíamos.

¿De qué manera administran las horas de trabajo?

Trabajamos de 9 a 16 horas, ese es el horario fuerte para hacer nuestras coberturas. Se hacen excepciones con tema muy importantes; como puede ser la visita del Gobernador, la llegada de algún ministro del orden nacional o la realización de eventos importantes. Hicimos la cobertura de la Expo Concepción y estuvo buenísimo, ya que fue una experiencia diferente. Salimos de nuestra rutina y tuvimos a toda la gente en un solo lugar. Técnicamente no tenemos un móvil de exteriores y hubo que tirar cables hasta el Puerto, tenemos compañeros del área técnica muy predispuestos a trabajar y colaborar en todo. Leandro Tenenbaum, que ahora está a la cabeza del equipo, sabe muchísimo y se logran cosas, por las ganas y el empuje que pone él.

Seguramente tendrás días buenos y malos en el plano personal ¿Cómo es salir diariamente de cara a la gente sin que eso te afecte?

Entro al estudio y estoy seteada modo periodista. No sé qué se imaginará la gente, pero el estudio es una habitación más del canal; donde tenemos cuatro cámaras, dos de las cuales son robóticas y las otras están fijas, con lo cual ni siquiera hay un camarógrafo dentro del estudio. Sabes que le estás hablando a un montón de gente, pero a la vez no tenés a nadie a tu lado. Me pasa lo contrario cuando tengo que ir a una entrega de premios y tengo que hablar ante un montón de gente, me invaden los nervios y me empiezo a trabar.

Empezaste en Gualeguay, para luego llegar a Concepción del Uruguay ¿Antes?

Nací en Gualeguay, me fui a estudiar comunicación social a Paraná, volví a mi ciudad, trabajé en una radio y a los pocos meses sale en el diario local una búsqueda laboral. Me presenté llegando a pensar que podía ser cualquier cosa, pero yo quería involucrarme en algo. Llegué a la entrevista con mi currículum, donde sólo podía demostrar algunos trabajos breves en Paraná. Pese a esto, fui a la entrevista confiada en que ese trabajo era mío. Cuando llegué me encontré un montón de chicas y chicos con carpetas cargadas de experiencias, ahí bajé un poco a la realidad. Finalmente entré como administrativa y atención al cliente, pero la chica de Recursos Humanos que había llegado desde Santa Fe para seleccionar personal, me explicó que también les interesaba mi perfil periodístico. Estuve cuatro años en atención al cliente, hasta que un día se logró un lugar más en el canal.

Luego arribaste a la “Histórica”…

Sí. Hice coberturas por el caso Micaela García, de gran interés en esta ciudad. Durante un tiempo realizábamos videollamadas, hacía un resumen de las novedades del caso y había mucha entrevista con abogados y fiscales. Luego pasaron otros juicios resonantes como el de Escobar Gaviria, lo que me convirtió en casi una movilera desde allá. Finalmente renunció una persona acá, me preguntaron si me quería venir, lo vi como una posibilidad de crecimiento y acá estoy. Llegué sin saber editar, aunque en la entrevista dije que sí y aprendí en el día a día (risas).

¿Tienen libertad temática para trabajar en una ciudad que tiene tantos intereses?

Sí, totalmente. Igualmente, como en todo lugar, hay cuestiones que están consensuadas y que no se hacen, la empresa tienen lineamientos: suicidios no se cubren y ciertas imágenes no se emiten, pero es muy poco lo que te impiden.

Diego y vos son una suerte de Mónica y César a nivel local, imagino que en la calle se los dicen ya que se los ve como ese famoso dúo.

(Risas) No, para nada. Hace un año que estamos juntos, mi primera etapa en la ciudad yo estaba de noche y él trabajaba al mediodía, pero por algún informe especial yo hacía entradas una vez a la semana. Ahora sí nos hicimos fuerte como compañeros de trabajo.

¿Cómo fue ese salto de algunas intervenciones en el noticiero a formar parte del equipo?

Fue raro, ya que acá siempre fue un equipo de varones. Me recibieron bien, me abrieron las puertas y no hubo nunca un drama. Al principio me costó personalmente, debido a que comencé un 1 de diciembre y el 1 de enero se fueron todos de vacaciones, quedamos solos con Leandro Tenenbaum que había entrado seis meses antes que yo. Tocamos algunos contactos que teníamos y le buscamos la vuelta para generar contenido. Empecé a recorrer museos, colonias de vacaciones y otros rincones de la ciudad que no conocía; me ayudó muchísimo no ser de acá para ir descubriendo la ciudad desde mi puesto de trabajo.

¿Hasta dónde crees que te puede llevar la profesión?

Hace dos años que llegué y me siento parte de la ciudad, pero no descarto con el tiempo nuevas experiencias que me permitan seguir creciendo. Tuve la oferta para ir a trabajar a Paraná, pero como ya viví allá y la ciudad no me contuvo, prefería continuar acá donde me siento muy cómoda.

El reconocimiento provincial y el periodismo local

Contanos cómo se vive el momento de recibir un premio que reconoce tu trabajo y el de tus compañeros a nivel provincial.

Es el cuarto año que la Asociación Entrerriana de Telecomunicaciones premia a los diferentes productos de la televisión provincial, ya sea por aire o por cable también. Particularmente es la tercera vez que participo; la primera ganamos representando a Somos Gualeguay con un programa especial por el caso Micaela García. En 2018 fuimos nominados por un resumen de noticias que hacíamos a la noche con Roberto Acosta, que resultó premiado en la categoría E para ciudades de más de cincuenta mil habitantes. Finalmente este año volvimos a competir con el noticiero central.

El premio entregado a los representantes del noticiero que asistieron a la ceremonia.

¿Cómo se llega a participar de estos eventos?

La Asociación te pide que les envíes un noticiero completo a elección de cada uno y ellos evalúan el contenido, la forma de presentarlo, los recursos que usas y otros aspectos. Por suerte pudimos quedarnos con este premio.

¿Es un logro para los productos locales? ¿Es importante como premio?

Para nosotros sí. De alguna manera nosotros tenemos un montón de comentarios positivos de la gente que nos mira; pero está bueno que te reconozca una Asociación que tuvo el trabajo de evaluar varios productos de similares categorías. Es un incentivo y que le pongan una ficha al trabajo que venimos haciendo todos los días.

Imagino que debe ser una satisfacción para los conductores y también para todo el grupo de trabajo…

Sí, definitivamente. Hace un año somos cuatro integrantes, supimos consolidarnos un montón como equipo, hemos podido ir un poco más allá, hacer otro tipo de informes, abordar diferentes temas y cuando podemos viajamos. Diego trajo material de Gualeguaychú, Villaguay y otras zonas. Nos pasó de emitir un informe, realizado por Diego Álvarez y Leandro Tenenbaum, sobre un ex combatiente de Malvinas que recuperó su casco y a los cinco días Infobae saca la nota. Está bueno lograr este tipo de cosas mínimas en lo diario, que en el fondo te reconfortan.

¿Quiénes son las cuatro personas que ponen al aire al noticiero?

Diego Álvarez, Roberto Acosta, Leandro Tenenbaum y yo.

¿Cómo ves la actualidad del periodismo local?

Difícil, es complicado salir de una gacetilla municipal o policial. Nosotros estamos todo el día retroalimentándonos de los otros medios locales, pero con la intención de darle una vuelta más. Por otro lado, tratamos de bajar a lo local lo que ocurre a nivel nacional. Por ejemplo, un pibe que se murió en una fiesta electrónica por consumir éxtasis ¿Qué pasa acá con esa realidad? ¿Qué instituciones hay que contienen? ¿Qué pasa en las escuelas? Alguna mamá o adolescente que quiere contar su historia. Es por ahí, tratar de buscar la vuelta y escuchar todas las campanas. No podemos quedarnos sólo con el reclamo del vecino que se queja por la falta de recolección de basura, ni tomar como válida la voz oficial de la municipalidad que dice lo contrario.

Informó La Calle. Por Mario Bonnot y Matias Dalmazzo.

Compartir