La Histórica y su camino hacia la innovación

Son mano de obra calificada que egresó de las casas de estudios locales. Hoy desarrollan trabajos a nivel local, nacional e internacional, incluso para marcas de primer nivel mundial. Saben que les falta difusión, pero reconocen que ya forman parte de lo que el mundo actual y el futuro demandará.

La convivencia de hombres y máquinas, el valor que tiene Concepción del Uruguay en la industria del software y lo que se viene.

En la historia de la humanidad siempre hubo personas que se interesaron por el futuro y de alguna manera lo fueron construyendo con su conocimiento y esfuerzo. Este es el camino de muchos uruguayenses que desde hace dos décadas vienen haciendo camino en la industria del software. Muchos de ellos surgidos de las casas universitarias locales.

En tiempos donde el propio Presidente propone el estudio de la robótica y programación desde la infancia con un 35% de argentinos en la pobreza y chicos más preocupados por comer, un gran número de uruguayenses trabaja de manera incesante para empresas locales, nacionales e internacionales, datos que son desconocidos por muchos en la Histórica.

El crecimiento del sector en la ciudad, la relación máquina – hombre y lo que se viene hacia el futuro analizado en una primera parte de la rica y extensa entrevista -podríamos habernos quedado días hablando-, con Mirco Bombieri, presidente de la Cámara de la Industria del Software de Concepción del Uruguay.

Mirco Bombieri es docente en UTN y dueño de una empresa local de desarrollo de software.

El hombre y las máquinas

Está el trabajo de los hombres y el de las máquinas. Creemos que se va camino a eso y cada vez en mayor medida. Por eso la idea de la entrevista. ¿Pensás lo mismo?

“Está más cerca de lo que parece. (Risas).

Y en ese sentido existe un desarrollo de muchos años en la ciudad que es muy poco conocido. ¿Qué nos podés contar al respecto?

Hay varias empresas de la ciudad que tienen muchos años, algunas comenzaron como emprendimientos unipersonales y se fueron transformando en empresas con el paso del tiempo. Este rubro siempre trabaja en oficinas, a lo que nos dedicamos a sistemas nos cuesta salir de ahí y tal vez por eso no tiene la difusión que necesitaría. Solemos estar encerrados, pero entiendo que debemos empezar a desarrollar habilidades de comunicación para realzar la actividad del sector. Hay 23 empresas relacionadas a la tecnología y la información en la ciudad; este dato incluso me asombra a mí que vivo de esto.

Para el que no entiende ¿De qué se trata la industria del software? ¿Quiénes son ustedes? ¿De dónde vienen? ¿Cómo se han ido desarrollando?

Cuando hablas de software te referís a una combinación de lógicas que hacen que funcionen las máquinas. Se puede aplicar desde el que maneja una impresora, pasando por el control productivo de una industria o una herramienta de aplicación móvil para cualquier red social. Tenemos enormes cantidades de opciones. Desde hace algunos años hay cada vez más posibilidades de generar información con software y en combinación con las imágenes. Esto obliga a generar nuevas herramientas, que dan paso a nuevos roles dentro del sistema.

¿De dónde viene esto?

La programación o el software vienen del DOS, donde uno tenía una pantalla negra o azul con letras flúor. Ahí ibas tocando y hacías un proceso secuencial y cargabas datos para hacer un reporte, algo muy sencillo. Actualmente, existe una enorme explotación de datos generados por cada transacción realizada. No es solamente la información que carga una persona; sino la posición, el momento, las veces que uno se mueve y qué cosas miró, entre otras variables. Hablan de que para el 2022 o 2023 habrá 70.000 puntos de información por persona, con lo cual es una enormidad. Debido a esto, el software empieza a tener cada vez más relevancia, porque una persona no solo no la genera sino que tampoco las puede analizar, a menos que tengas una herramienta que te simplifique todos esos datos a algo que sea relevante.

¿Cómo por ejemplo?

Nos metemos en un terreno más complicado, pero tuvimos a Cambridge Analytic, un caso bastante emblemático. Los dueños tomaron muchos puntos de información de gente y empezaron a generar movimientos para básicamente condicionarlos a su gusto. Eso se puede hacer en términos legales para la parte comercial, donde todavía existe la posibilidad de trabajar en este sentido. Después, los que se dedican a esta actividad, deben tener presente cuándo comienza a formar parte de un delito. Tenemos el ejemplo claro de Mercado Libre, que registra tus movimientos y cuando puede te recuerda que vos estabas buscando determinado producto.

¿Cuál es la estrategia de este tipo de empresas?

Tienen una serie de sistemas creados para analizar la información que se genera cuando vos estás navegando en internet. Por intermedio de los cookies;cuando vos navegas en otras páginas pasa igual, hay otros sitios que recolectan información para sí mismo.

Muchas veces pasa que estás en un lugar con una persona hablando y al abrir las redes te recomienda amistades relacionadas o ventas comerciales de los temas hablados. ¿A qué se debe?

Sí. A todos nos pasa estar dialogando con el teléfono cerca y luego cuando navegas en la red se relaciona con el diálogo que estabas manteniendo. No digo que te estén escuchando en el sentido estricto de la palabra, pero de alguna manera captan determinada información que luego se traduce en esto. Cuando las personas trabajan en el teléfono o la computadora, damos mucha más información de la que creemos que damos. Pasa mucho eso. El software pasó de ser un departamento en el subsuelo, que hacía algún programa de contabilidad, a manejar gran cantidad de información de muchas industrias. Se espera que en cuatro o cinco años, un tercio de la economía mundial sea generada mediante plataformas digitales, por lo cual ya pasó a ser parte de la vida misma.

¿Pensás que la gente se da cuenta de que en algún punto está siendo guiada y direccionada?

Un poco y un poco. Hay personas que adoptan un rol más paranoico, pero deberían comprender que es imposible frenarlo por más que intentes por todos los medios. Hay que buscar un equilibro y ver cómo se convive, ya que cada aplicación que utilizas tiene un reglamento enorme que nadie lee. Lo ideal sería leer eso, pero es difícil hacerlo en la práctica. Sí creo que las personas deberían tener un poco de cuidado con lo que publican, con lo que no y hasta dónde involucran. Es difícil trazar la línea de hasta dónde llegar. Actualmente se da más relevancia a las noticias que circulan por las diferentes redes sociales, que a los medios tradicionales de información que realizan publicaciones más trabajadas.

¿A qué pensás que se debe esto?

Están cambiando algunos valores que antes eran de base y ahora están contemplados de otra manera: la privacidad, la confianza y algunas otras reglas de juego. Hay gente que no se entera y vive igual, no les pasa nada y se insertan en este sistema como un engranaje más. Muchas veces pasa que van a votar con un condicional que nunca te diste cuenta o fuiste inducido a comprar algo que te hace sentir feliz. Por otro lado, están las personas que se ponen locas con esta actualidad. En el medio estamos los que intentamos no volvernos locos con la paranoia, tratamos de prestar atención y ver de qué manera lo podemos manejar para no caer en cualquier trampa tonta.

El desarrollo local y lo que resta para ser aún más fuerte

Desde hace un tiempo; las empresas locales que desarrollan software están llegando con su trabajo a grandes ciudades del país y del exterior también ¿Cómo se vive esa realidad laboral en la ciudad?

Somos un destino atractivo, con 23 empresas instaladas de no más de 15 años de funcionamiento promedio. Desde entonces no hemos dejado de crecer. Actualmente, somos la ciudad de la provincia con mayor cantidad de empresas de software per cápita. Tenemos muy poquito menos que Paraná, pero tenemos un tercio de la población que la capital provincial. En la costa del Uruguay somos referentes.

¿A qué se debe esta actualidad?

La presencia de universidades tiene mucho que ver, ya que ha ayudado muchísimo. Contamos con mano de obra calificada y la calidad humana de los habitantes de la ciudad también es muy valorada desde afuera. Cuando hay gente buena y calificada, se genera la combinación perfecta para convertir en atractiva la zona. Nos han empezado a llamar desde grandes ciudades, no es que nosotros vamos a golpear puertas. Así empiezan a aparecer proyectos.

¿Cuáles son las principales actividades para las cuales realizan proyectos?

Actualmente nos llega un proyecto interesante por semana, con lo cual no podemos aceptar todos. Trabajamos mucho para la industria del seguro, logística, cobranzas y finanzas. Por otro lado, hay colegas que se dedican más a la parte industrial y realizan controles de procesos para firmas como Quilmes, Arcor o Arsat. También contamos en la ciudad con empresas que realizan actividades para pymes, metalúrgicas o avicultura. Y después existen trabajadores que se dedican a lo referente a gamas de aplicaciones comerciales o transaccionales, desde el que hace sistemas de facturación para un kiosco hasta el que hace software de stock para barcos en Europa. Dentro de las 23 empresas locales están las que exportan la totalidad de sus trabajos, otras que se dedican para el mercado regional y un tercer grupo que reparten su producción en 70% nacional y 30 % internacional.

¿Cuál es la realidad laboral del sector?

La demanda laboral del sector es enorme en el mundo. Se espera que para el 2020 haya unos 400 mil puestos vacantes que no se puedan cubrir en Estados Unidos. Por su parte, en Argentina estiman que para el año que viene no se podrán cubrir unos 9000 puestos, lo cual es una realidad muy contrastante con respecto al déficit laboral que tenemos en otras áreas. La semana pasada estuve en la mesa de innovación impulsada por la Súper Intendencia de Seguros de la Nación; donde un director académico que se dedica a realizar capacitaciones explicaba, que si hacés las cosas bien y cuidas tu reputación, tenés trabajo para los próximos cincuenta años, inclusive eligiendo qué hacer.

¿Qué desarrollos hay desde la ciudad para el mundo y que te llamen la atención?

Hay una empresa que vende soluciones relacionadas a la gestión de activos de grandes barcos y uno de los clientes más importante es Disney. Otra firma realiza software para la industria bancaria con gran presencia en Centroamérica y otros países. Desde la ciudad le venden a Arsat un software de control de procesos, que también es comercializado en otros países de la región como Chile, Paraguay o Bolivia. Todo esto se genera desde la ciudad, hay muchos uruguayenses viajando por el mundo y realizando diferentes tipos de software.

¿Qué nos podes contar de la empresa que manejas?

La firma que yo represento acaba de terminar un trabajo para el Gupo Hasar, que es un sistema de tickets para un Parque Nacional en Punta Tombo. Por otro lado, estamos realizando un Centro de Control Logístico para Chile. Eso permitirá a los operadores anticipar movidas y saber si un camión de combustibles de una empresa tal está por meterse en una zona que no debería o si está demorando mucho en algún lado, anticipando diversas cuestiones y así optimizar sus rendimientos. También venimos laburando hace dos años para una empresa uruguaya, la cual brinda servicios logísticos de molinos eólicos en todo el mundo. Ellos se encargan de gestionar la llegada de los aparatos y ponerlos a disposición de diferentes constructoras, mientras que nosotros desarrollamos todo el sistema de control.

Más allá de las empresas tenés profesionales locales dispersos por todas partes del mundo.

Sí, a nivel latinoamericano, algunos desarrollan funciones en Mercado Libre, Pedidos Ya o similares. Además existen profesionales que se desempeñan en países como Alemania, Noruega, Costa Rica y otros. No hay nada que impida que un uruguayense pueda llegar a cualquier puesto de cualquier empresa del mundo.

Lo bueno que tiene este sector es que no tiene límites y pareciera que está todo por hacerse o perfeccionarse.

Sí, hay una demanda creciente y aparecen cosas nuevas de manera constante. El desarrollo de lo que es la inteligencia artificial, blockchain y el internet de las cosas hizo que se abra mucho más el juego. Esto te presenta nuevos desafíos, oportunidades y posibilidades de generar negocios de manera constante. Desde el punto de vista técnico y tecnológico, cotidianamente aparecen cosas nuevas y te abren el juego constantemente. Es muy interesante la actualidad del sector del software.

Estamos ubicados en un sitio estratégico y tenemos personal capacitado. ¿Qué le falta a la ciudad para dar un salto de calidad y generar la venida de grandes empresas que se asistan de su trabajo y generen nuevas fuentes?

Más difusión y hacerlo más visible. Me enteré en una jornada de las universidades que había chicos de la misma ciudad, que viven en las afueras del centro, que no sabían que se podía estudiar gratuitamente en Concepción del Uruguay. Ahí falta mostrarse. En lo referente a sistemas, hoy hay menos inscriptos que hace 15 años atrás. Esto es un problema, tenemos que apuntar a mostrar el potencial de esas carreras y la importancia que poseen, debido al concepto de trabajo que prima en la actualidad. En el futuro, van a cambiar muchas tareas cotidianas. Yo nací en Aldea San Antonio y mi viejo era contratista rural. Cuando había que cosechar cien hectáreas de trigo, necesitabas 12 personas para hacer todo. Después con cuatro o cinco hacías el trabajo. Hoy, con un trabajador en una cosechadora lo hacés en un día. Dentro de poco va a ser manejado todo con una Tablet, cosa que ya se hace, pero acá aún no se ve tanto. Hay muchas tareas que se van a ir automatizando, es cuestión de tiempo. Inteligencia artificial, internet de las cosas o blockchain te abren el juego a muchísimos nuevos trabajos. Tengo una prima que estudió diseño multimedial, hace seis años atrás nadie sabía de qué se trataba eso y hoy te sacan de las manos a las personas que estudiaron esa carrera. Se dedican a trabajar en usabilidades que todavía la computadora no puede reemplazar. Ahí es donde hay oportunidades y la ciudad tiene enorme cantidad de posibilidades para estudiar esto”, cerró señalando Mirco Bombieri en esta primera parte de su entrevista con diario LA CALLE.

Por: Mario Bonnot y Matías Dalmazzo

Compartir