Hicieron un boquete para robar un comercio

Los delincuentes escaparon por el sonido de una alarma que alertó a los vecinos de la zona.

Los ladrones se llevaron cinco garrafas y dejaron 20 apiladas afuera (foto gentileza 3442)

El delito local continúa multiplicándose por diferentes barrios de la ciudad, donde antes era impensado sufrir determinado robos que sólo eran vistos por canales de televisión de orden nacional y que se daban en localidad de gran cantidad de habitantes.

Es una realidad que durante la siesta o la madrugada, la actividad delictiva se hace presente en la calle, hogares o comercios. En este contexto y durante la siesta de ayer, un local comercial ubicado en calle Uncal al 869 fue violentado cuando sus dueños descansaban para volver a trabajar durante la tarde.

Los delincuentes rompieron una pared perimetral del local donde funciona el negocio con nombre de fantasía “La Estrella”, ingresaron al lugar y comenzaron a acumular mercadería en el exterior para luego intentar llevarlas por sus propios medios.

Según trascendió de boca de los vecinos del lugar, los ladrones habían apilado varias garrafas de 10 kilos, ya se habían llevado 5 y finalmente escaparon debido al ruido que generó una alarma del local.

El fuerte sonido de la alarma que interrumpió la siesta despertó a los vecinos, que dieron aviso a la policía y estos llegaron cuando ya no había nadie en la escena del robo. Se esperan novedades para saber si hay pistas de los delincuentes.

Un cronista de este medio recorrió la zona del comercio y mantuvo diálogos off the record con dos vecinos que estaban en el lugar. Ellos destacaron que los niveles de inseguridad van en ascenso hace años, pero que todo se profundizó en los últimos seis meses, con la presencia constante de delincuentes caminando las calles a cualquier hora.

Los mismos vecinos aseguran que la situación se torna insostenibles y descreen que las fuerzas de seguridad les puedan brindar una salida real al momento que se atraviesa.

Informó La Calle

Compartir