La Histórica se prepara para una nueva temporada

El Secretario de Turismo, Cultura y Deportes, Marcelo Herlein, se refirió a lo que se viene en organización para la temporada. El trabajo en Banco Pelay, los grandes eventos de la ciudad y la falta de inversores privados en turismo.

Banco Pelay, uno de los sitios a los cuales se apuesta a revalorizar.

Comenzó la primavera y con ella la antesala de la temporada turística de verano. Es por eso que se observa mayor movimiento en los balnearios municipales y para conocer esos avances así como los proyectos y ordenamientos turísticos que la ciudad propone para los próximos meses, LA CALLE dialogó en una amena entrevista con el secretario de Turismo, Cultura y Deportes, Marcelo Herlein.

Se trabaja fuerte en Banco Pelay ¿Por qué ahora y cómo viene eso?
La necesidad de espacios verdes que genera la gente es permanente y durante la última campaña visualizamos que realmente no se encontraban en la forma que deberían estar. El caso de Banco Pelay es distinto, ya que venimos llevando adelante un proceso de tres años: movimos la Avenida, plantamos un nuevo arbolado con 3.500 ejemplares y refulamos 45.000 metros cúbicos de arena en la zona donde se suelen instalar los bañistas que asisten al lugar.

¿Qué buscaron moviendo la avenida?
Ganar un nuevo sector de arbolado, que de acá a diez años pueda funcionar de sistema de contención durante las crecientes. También está la costumbre de acceder con el auto hasta donde están las parrillas y si pueden hasta el costado del río. La intención es modificar ese comportamiento de la sociedad. La apuesta es a diez años.

¿Cómo están los baños, un servicio muy esencial?
Obras Públicas hizo un análisis de los complejos de baños que existían en los sectores dos y tres, lo que determinó que no estaban en condiciones de estar en pie y por eso se demolieron. Por otra parte, las instalaciones sanitarias de lo que era la vieja cantina cuatro pueden ser reconstruidos y por eso llamamos recientemente a licitación para su reparación integral por 1.300.000 pesos. Queremos que se convierta en el espacio central de lo que será la zona de camping. La gente que acampa busca dos servicios esenciales: agua caliente para darse una ducha al final del día y un espacio para higiene de vajillas.

¿Y en el resto de la playa?
Ya instalamos tres baños construidos sobre la base de containers y para este fin de semana estará el cuarto. Se colocó un sanitario en el norte, el más grande en el centro, el de discapacitados a cien metros del central y el último en el sur de la playa. Estos baños van conectados a la red cloacal que tiene Pelay.

¿Y las concesiones y servicios para el verano?
Ya están realizadas las licitaciones, nosotros no vamos a tocar eso. Hay continuidad hasta octubre del año que viene. Durante la temporada pasada hubo dos Food Truck, uno que abandonó al mes de haber empezado la temporada y el otro cumplió con la licitación; está firme la adjudicación para todo lo referente a frituras. Por otro lado, continuará vigente la licitación que se realizó en 2012 para explotar Paso Vera hasta 2022.

¿Cómo están los parrilleros?
Este tema creo que fue el acierto de las últimas dos temporadas. Por ejemplo, el fin de semana pasado se registró el ingreso de 640 autos y se ocupó casi el 80 por ciento de los parrilleros. Son muchos los vecinos que optan por ir a comer un asado a Pelay cuando pueden.

¿Se analiza el precio de la entrada a Pelay para esta temporada?
Eso todavía lo tiene que fijar el Concejo Deliberante, pero como siempre se va a buscar que sea lo más accesible para todos. El año pasado fue 20 pesos Pelay y 40 Paso Vera. Por ordenanza, Paso Vera no puede excederse del doble de Pelay.

Teniendo en cuenta el conflicto que atraviesa el transporte. ¿Habrá recorrido de colectivos?
Hasta el momento nunca tuvimos problemas con el colectivo que va y viene a Pelay, pero este año todavía no lo acordamos ya que es un tema que solemos tratarlo a mediados de octubre. Tenemos interés de que continúe el servicio de transporte público a Pelay, ya que hay muchas personas que no cuentan con un auto o una moto para acceder a nuestras playas durante el verano.

¿Cómo planean el recorrido?
Ya hace algunos años que el colectivo parte desde el hospital Urquiza, llega hasta el boulevard Constituyente, vuelve hasta la escuela 36 por Yrigoyen y Díaz Vélez, pasa por el barrio 30 de Octubre, luego retoma por el boulevard 12 de Octubre y de ahí se va directo a Pelay. El año pasado modificamos el recorrido y dejó de pasar por la 9 de Julio, ya que no subía gente por ahí. Creemos que este nuevo recorrido es el más adecuado. Aunque desde que se inauguró la Isla del Puerto bajó notablemente la asistencia a Pelay, y esa es la pelea.

¿Qué cantidad de gente trabaja actualmente en obras de Pelay?
Al día de hoy tenemos diez contratados y seis trabajadores de planta permanente que pertenecen al predio de Pelay. Después están los que van a hacer determinados trabajos y cuando terminan se van: personas de áreas verdes, empleados de Obras Sanitarias, los de Electrotecnia que está conectando la luz en diferentes lugares y personal de Obras Públicas que se encarga de acondicionar los caminos. Este año queremos implementar el nuevo sistema de ingreso; el que va al sur o el centro de Pelay entrará por la derecha, mientras que para acceder al sector norte o a Paso Vera habrá que circular por la izquierda.

¿Cómo se trabaja para que se respeten estas normas básicas?
Hay que concientizar a la gente que no puede entrar en auto a los lugares que no están habilitados. Por ejemplo, al sector de camping sólo lo podrán hacer aquellos que estén acampando, mientras que los demás deberán estacionar sobre la avenida y después caminar. Los que quieren ingresar con sus vehículos hasta el sector de parrillas o a la playa, tienen que saber que está prohibido y no lo vamos a permitir. Ahora que tenemos el apoyo permanente en el lugar de la policía de Entre Ríos, vamos a trabajar para que esto no ocurra más. El miércoles de noche tuvimos que desalojar a seis personas que comieron un asado y a las 23 horas armaron una lona para quedarse a dormir. Debido a esto, los serenos les pidieron respetuosamente que se retiren del predio.

Puede llegar a resultar difícil que algunos comprendan esto…
Hay un error de concepto sobre lo público, ya que muchos creen que es de todos y cada uno puede hacer lo que quiera por pertenecer al sector público. Eso es erróneo y tenemos que trabajar para modificar esa conducta. Lo público no es de todos, es del Estado que cuenta con una figura representativa a través del Ejecutivo municipal. Los ciudadanos votan a un Intendente para que cuide y administre de manera correcta los bienes del Estado. Lo mismo se hace con un gobernador o un presidente.

¿Cómo está la zona de los bungalows?
Yo invito a cualquiera a recorrer el estado de esta situación. De los cuatro bungalows se salvan los dos que están para adentro, mientras que los otros dos están quebrados, corridos unos 40 centímetros y tienen todo el piso levantado. Este año ya nos costaba dos millones de pesos el acondicionamiento para la temporada, sabiendo que las crecientes no van a parar nunca. Tarde o temprano alguien va a tener que tomar la decisión de demolerlos. Si alguien está dispuesto a hacer esa inversión bienvenido sea, pero al municipio no le sirve gastar ese dinero ya que después no te genera el movimiento necesario para recuperar la inversión.

¿Existe alguna propuesta o interés del ámbito privado para colaborar a la renovación de Pelay?
Definitivamente no. Por el momento nadie se brindó a colaborar, ojalá que alguien se brinde para dar una mano pero lo veo difícil. Cuando Lauritto fue reelecto intendente tuvo una reunión con todo el sector privado encabezado por el Centro Comercial, Cámara de Hoteleros y Gastronómicos y otros espacios. Se prestó atención a los reclamos y se cumplió con todo lo que pidieron. Siempre se dijo que si venías por la ruta 14, a Concepción del Uruguay no la encontraba nadie. Debido a esto se realizaron obras para visualizar bien los ingresos y se colocó publicidad estática en la ruta. Los dos carteles que se pueden ver al costado de la autovía (uno antes de Gualeguaychú y otro en Colonia Elía) hay que renovarlos en octubre, cuestan doscientos ochenta mil pesos y ese dinero lo pone el municipio.

¿Por qué crees que el privado no aparece para intentar usufructuar este tipo de espacios?
El sector fue perdiendo valores claves para funcionar como por ejemplo el hotel Carlos Primero, varios restaurantes y además hace tiempo que no se ve una inversión en bienes inmobiliarios que estén apuntados a la hotelería, salvo lo que hizo un grupo de vecinos con el complejo de las Termas que está muy bueno. Cuando asumimos nosotros la capacidad hotelera era mil cuatrocientos, hoy estamos en dos mil doscientos homologados. Ese incremento se dio debido a que muchos no estaban registrados y no tributaban. Eso cambió en la actualidad. Los fuimos citando y regularizando caso por caso, aunque todavía quedan muchos sin registrar que van a ser citados para regularizar la situación.

Es difícil llegar a la ciudad sin previa reserva y encontrar fácilmente los alojamientos…
Sí, por eso ahora queremos hacer toda una cartelería de señalética nueva para ubicar a los diferentes complejos y que sea todo uniforme. La intención es que esta iniciativa se haga a medias entre el municipio y el privado. Vos entrabas a la ciudad y veías un montón de cartelería desprolija y que no estaba habilitada, así que se retiró todo eso y se dejaron dos o tres que están en regla.

La cartera que encabezas abarca muchas áreas, entre ellas Deportes. A la ciudad llegó un evento como el Grand Prix de Atletismo que luego de competir en Montevideo, pasó por acá y siguió a Santiago de Chile ¿La gente dimensiona eso?
Ya está confirmado el del año que viene (2020) y debemos conseguir el dinero para la organización en medio de un contexto de crisis económica importante. Al común de la gente le gusta este tipo de competencias, aunque es verdad también que posiblemente no lo vivencien mucho. En todos los planos contas con aspectos a los cuales la gente se acostumbra, como sucedió por ejemplo con el Turismo Carretera. Lo que no muchos saben es que cada carrera cuesta cinco millones de pesos que los pone la provincia. Organizar los juegos Evita también representa un costo organizativo alto, ya que debemos darle alojamiento a todos los chicos durante tres días. Lo que sucede con el deporte en la ciudad, no ocurre en ninguna otra parte de la provincia y eso te lo dicen.

¿Por qué existe esa buena sintonía entre el deporte y la ciudad?
Teniendo buena infraestructura, el resto se va generando con el paso del tiempo y la buena administración. Teniendo un buen centro de deportes, cuidando las nuevas canchas de bocha y terminando la cancha de hockey podes apuntar a tener más eventos de alta competencia.

Una vez terminada ¿quién se hará cargo del mantenimiento de la cancha de hockey?
El municipio va a aportar lo suyo, pero la responsabilidad será una administración conformada entre nueve equipos de la ciudad. Ellos serán los que deberán cuidar y darle uso a este espacio que beneficiará al deporte que ellos practican. En mi humilde opinión, es importante que un gobierno municipal diagrame una o dos obras para posicionar un deporte ya que no representa un gran gasto en el presupuesto anual. Esto te permite todos los años traer diferentes eventos provinciales, nacionales e internacionales. El fin de semana pasado se disputó el torneo provincial de handball y éste se desarrolla el nacional del mismo deporte.

¿Por qué la Copa Concepción del Uruguay de Básquet no fue en el CEF y durante el fin de semana?
No llegamos a un acuerdo con los clubes. El municipio debe pagar los jueces y los hoteles. Yo se lo dije a algunos dirigentes; el municipio le da a cada club 45 mil pesos durante doce meses, pone la plata para organizar la copa y ellos se negaron a jugar un fin de semana. Era un evento para hacerlo sábado y domingo en el CEF, con entradas accesibles y mostrar un marco de público importante. Pero no, los clubes prefirieron jugar jueves y viernes. Los dirigentes plantearon que tenían otros compromisos y no accedieron a buscar una manera de poder hacerlo un fin de semana. El año que viene se tendrá que rediscutir todo esto, jugarla un jueves y viernes fue un desperdicio.

Volviendo a los eventos ¿Todavía está lejos la Fiesta de la Playa?
No, ya lo venimos hablando y estamos analizando dónde montar el predio. Hay algo que nos enseñó la última edición, lugar como el Multieventos para eso no hay. Este año arrancaba un miércoles con Luciano Pereyra, eran las once de la mañana y diluviaba, paró al mediodía, conseguimos quinientos metros cúbicos de arena que se tiró en el predio y a la noche teníamos el artista arriba del escenario con cinco mil quinientas entradas vendidas. El acceso, la descongestión y el uso de los food truck colaboran mucho a la hora de organizar. Por otro lado, con el uso de los food truck rompiste con la problemática de las cantinas armadas por los clubes que luego no cumplían y no podían abastecer la demanda de la gente. La comisión de la fiesta recaudó quinientos ochenta mil pesos sólo en concepto del uso de esta modalidad de venta de comidas.

¿Existen alguna traba de cara a la edición 2020?
No, lo real es que se está discutiendo si se hace en Banco Pelay o en el Multieventos. Yo no voy a estar después del 10 de diciembre pero mi opinión es que hay que hacerlo en la ciudad y no en el río. Los accesos a Pelay no están en condiciones para la circulación de tanta gente durante las noches más convocantes del festival. Si querés crecer como evento, a la gente tenés que brindarle comodidades. Finalmente la opinión que va a pesar va a ser la del intendente electo Martín Oliva y el aspecto económico; para que se den una idea Abel Pintos de dos millones cuatrocientos mil pesos pasó a valer cuatro millones doscientos.

Concluyendo, ¿cómo ves el desarrollo turístico de la ciudad?
El gran problema de la ciudad en materia turística es la falta de inversores. Ojalá no nos equivoquemos con el chino que acaba de concesionar el comedor de la terminal. Pero hay que reconocer que el dueño de ese comercio invirtió tres millones de pesos para presentar una buena propuesta comercial. Yo fui a comprar y reventaba de gente. Por otro lado, si vienen inversores privados hay que apoyarlos. Si es a poner dinero para refaccionar el hotel de la terminal y la propuesta es buena hay que apoyarlos. Antes de todas las corridas cambiarias de los últimos dos años, hubo un grupo empresario que propuso una inversión fuerte pero se frenó por el contexto del dólar. Es difícil, pero no hay que dejar de apostar a seguir creciendo porque hay opciones para poder hacerlo”, concluyó señalando Marcelo Herlein en diálogo con LA CALLE.

Por: Mario Bonnot y Matías Dalmazzo

Compartir